Perfeccionamiento docente y demandas a la Educación

educacionPara ninguno de nosotros es novedad que desde la llamada Revolución de los pingüinos del año 2006, la Educación chilena ha venido experimentando profundos cambios y desafíos, algunos de ellos acogidos y aplaudidos por la mayoría de la población, mientras que otros siguen provocando tensiones al interior de las organizaciones escolares, instituciones de educación superior y de los propios partidos políticos. Y en tanto el debate suma y sigue, trasladándose incluso a los más diversos escenarios, también la sociedad chilena ha empezado a experimentar transformaciones tan radicales que hoy no es novedad concluir que ya no somos los mismos. Chile ya no es el mismo, ni sus instituciones ni sus personas. Y en este torbellino de cambios y mutaciones, la figura del profesor ha venido instalándose como el elemento clave de la Educación que queremos para nuestros niños y jóvenes; clave y protagonista en el acto de formar a los ciudadanos que habitarán las nuevas naciones.

En tal contexto, toda instancia de capacitación docente, ya sea en grandes seminarios y congresos, ya sea en lo cotidiano de una organización escolar, es un valioso aporte a la formación, reflexión y discernimiento constante que los profesores están llamados a realizar, a fin de asumir la escucha de los tiempos que corren, pero no como simulación de compromiso social, sino como actitud de vida que nos haga posible el diálogo con los estudiantes, sobre todo en una sociedad que camina cada vez más hacia la pluralidad de ideas y valores, y en una patria que necesita descubrir su identidad, crecer en desarrollo humano y volver a creer en proyectos comunes. De hecho, para poder comunicar una verdad  es necesario aprender primero a escuchar la verdad del otro, pues como como ya lo intuía Maurice Blondel: “nada puede entrar en el hombre si antes ya no está en él, y no obedece a una necesidad suya de expansión”. En este sentido, el profesor es desafiado a reencontrarse con la Pedagogía como aquel quehacer cuyo objetivo fundamental es mostrar misterios, es decir, preguntas que instalar más que respuestas a saber, y en un contexto local, global, contingente y virtual.

Entendemos perfectamente las demandas sociales a la Educación, y las compartimos, pero también debemos precisar que la Educación que nos construye en términos de patria y cultura no pasa exclusivamente por mediciones estandarizadas, ni mucho menos se reduce a esa confusión ideológica entre calidad y resultados finales, que no valora los procesos desde una perspectiva humanizadora, sino solamente en la medida en que responden a la necesidad de un buen producto final. El perfeccionamiento docente responde, en parte, a necesidades de un modelo educativo que sin duda tiene mucho que mejorar, pero los educadores no podemos olvidar jamás que la verdadera educación trasciende los modelos, y que contiene en sí misma una potencia que nos lleva a conectarnos con la utopía del cambio social. Esto significa que no educamos para servir a demandas venidas del modelo económico imperante, sino para caminar juntos en la búsqueda de la verdad, de la justicia y la paz. Educamos para aprender a amar más, para liberar más. Es ésta la finalidad que da sentido a nuestra vocación. Y por lo mismo la invitación es a trabajar y pensar desde la perspectiva de la pregunta por el bien para el otro y para sí, sabiendo que nunca existirá una respuesta total y absoluta, pues la búsqueda de la verdad jamás termina.

Anuncios


Categorías:EDUCACIÓN

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: