Educación Particular Subvencionada: nuevo escenario

shutterstock_27679516Al iniciarse el gobierno de Michelle Bachelet 2014-2018, cuya administración se hará cargo de proyectar las políticas públicas que su programa de gobierno postula en materia de educación, nos parece apropiado lo que el programa precisa como modelo de gestión para proyectar las transformaciones que allí se plantean, dado que su posible diseño y puesta en práctica reviste un carácter complejo, ya que debe ajustarse a los principios de legalidad y legitimidad que dicha tarea requiere como fundamento de gobernabilidad, “…hacer un buen gobierno implica también que sepamos gobernar los cambios, asegurar las transformaciones con gobernabilidad. Chile requiere de una nueva generación de acuerdos de cara a la ciudadanía, en un clima de tranquilidad social, con un sentido colectivo y con el compromiso de hacernos cargo de que en Chile todos somos importantes…”.

Tras la afirmación que “… la concreción de las principales medidas de este programa requiere de más y mejor Estado…”, se establece que tres son las Reformas llamadas de Fondo que el programa plantea: La Reforma Educacional, La Reforma Tributaria y las Reformas Constitucionales.

Al propio decir del programa “…la más importante de estas transformaciones nos permitirá avanzar hacia una educación más equitativa y de calidad en todos sus niveles…”, pero para ello se afirma “…que tenemos que contar con los recursos necesarios para hacer realidad estas transformaciones…”, ello plantea la necesidad de una Reforma Tributaria como una de las fuentes de recursos.

Ahora bien, la viabilidad de una reforma educacional como la proyectada, requiere además de modificaciones constitucionales para hacerla posible en todas sus dimensiones. Podemos entonces concluir que las tres reformas de fondo están perfectamente imbricadas, siendo a nuestro juicio varios de los postulados de la Reforma Constitucional que se proyectan los elementos claves que permitirían hacer posible su concreción legal.
“Más y mejor Estado” implican necesariamente afectar el principio constitucional de la libertad de enseñanza en su doble dimensión: como derecho de los padres para escoger el tipo de educación que desean para sus hijos y el complementario de este, que es la facultad de abrir, organizar y mantener establecimientos educacionales que permiten hacer uso efectivo de esa opción.

Se  confirma así una tendencia que se viene manifestando con fuerza desde los inicios de la década anterior y que tiene su primera manifestación legislativa con gran parte del contenido de la Ley General de Educación promulgada el año 2009.

En este trabajo examinaremos primero, los principios y propuestas del programa de gobierno en educación de Michele Bachelet, y en segundo término, el marco político y jurídico en el que deberán diseñarse e inscribirse las políticas educacionales que se postulan en este proyecto de reforma al sistema educacional de nuestro país, viendo de paso como afectan, en el caso de concretarse, dichas políticas a la educación particular subvencionada.

Descarga y lee el artículo completo

Anuncios


Categorías:EDUCACIÓN

Etiquetas:,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: